Familias campesinas de Servitá abandonan sus parcelas por temor a deslizamientos según líder comunal.

Por considerar una amenaza latente la inestabilidad del terreno en algunos sectores en la vereda Servitá, familias campesinas empezaron a salir de sus parcelas por temor a ser sepultadas

ante un derrumbe.

 

La líder comunal, Luz Marina González, pidió al gobierno local y departamental, la urgente intervención para el manejo de aguas lluvias y otras obras que sirvan de contención de la montaña.

 

Dijo que se sienten abandonados ante los embates de la naturaleza, a tal situación que el municipio decidió cerrar la escuela y ahora los niños se desplazan hasta Buenavista a recibir sus clases. Otras veredas como la Bendición, el Carmen y Cornetal, también están afectadas, según, Luz Marina.

 

Visto 10 veces
Valora este artículo
(0 votos)

3 comentarios

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.

JoomShaper